Colaboración: "I'm Sorry"


Titulo del Oneshot: I’m sorry
Autora: anegrettes
Parejas: BaekRen (Nu’est)
Tipo: Yaoi
Género:  slash, shonen, romance, OTP, AU
Clasificación: Rating {NC-15}
Descripción de Mew: Una linda historia de amor con sabor a helado de fresa… con un Ren muy lindo y un Baek tal como es…
Comentarios de Mew: Con éste oneshot abro ésta sección de "Colaboraciones"... como podrán darse cuenta ésto no lo escribí yo... sino una de ustedes... así que a partir de hoy, les dejo éste espacio a ustedes... contáctenme por el twitter si han escrito algo y quieren que más gente lo lea... 


Cuando mi mente estaba olvidándose de ti
En algún punto, alguien está a mi lado,
como si las cosas se estuviesen repitiendo
Probablemente porque me siento mal - No la amo aún
Sólo vivo cada día que se repite. 


-BaekHo… ¿estás bien? – otra vez me perdí en mis recuerdos, a veces olvido que está a mi lado sin importar cuánto la ignore.
-Sí, lo siento, estaba pensando en todas las cosas que tengo que hacer mañana para la universidad, de verdad tengo mucho trabajo, mejor me voy- ella sigue sosteniendo mi brazo con fuerza, quiere que la note, quiere llenar ese vacío en mi vida.. -Vamos, te acompaño a casa –dije mientras se le dibujaba una sonrisa en el rostro, es bella, es muy bella pero nadie  como…
-¿Podemos comer un helado antes de llegar a mi casa? –
-Claro, vamos a la tienda en la esquina y te compraré un delicioso helado de fresa.-
-No me gusta la fresa, ya te lo he dicho antes- cierto, siempre olvido que quien amaba las fresas era él.

Entramos en aquella tienda y yo esperaba en el mostrador mientras ella escogía el helado de su preferencia, de pronto escuche: “un helado de fresa por favor” – esa voz, era inconfundible para mí pero temía voltear mi rostro y encontrarlo de frente. Sentí como sonaba la caja registradora y  esa persona se alejaba, escuche el sonido de la puerta abrirse y no soporte más. Salí corriendo detrás de él.

Lo sostuve del brazo y vi como sus ojos se abrían asombrados, pero al notar que era yo, su mirada cambio a enojo.

-Suéltame, ¿Qué te pasa? – esa sonrisa tierna y la voz dulce desaparecen cuando está a mi lado.
-Ren tenemos que hablar – dije seriamente.
-No tengo nada que hablar contigo, ¿en serio no lo entiendes?, ¿cuántas veces llamaras?, ¿cuántas veces me buscarás hasta entender que todo fue una maldita mentira?, solo estaba jugando, supéralo.-

Sus palabras se clavaron en mi pecho, nada de esto tenía sentido, “una mentira”- “jugando” ¿de qué hablaba?…


Flashback

La primera vez que lo vi estaba sentado bajo un árbol recibiendo los cálidos rayos del sol de la mañana. Fue algo hermoso, no pude evitar acercarme sigilosamente, creo que sintió mi mirada sobre él porque abrió sus ojos y miró directo a los míos, sonrió amablemente y me saludo.

-Está ocupado éste árbol- pregunté estúpida y graciosamente, quería ver de nuevo esa sonrisa.
-No espero a nadie si es lo que preguntas – oh! Que niño tan arrogante, ¿quien se cree que es?

No estoy seguro de cuánto tiempo pasamos bajo ese árbol, creo que fue hasta que el sol no nos permitió seguir disfrutando de la frescura y la sombra, no estuve seguro de que era un chico hasta que se presento, era menor que yo, vivía cerca a ese parque e iba en las mañanas a relajarse un poco, aun estaba en el instituto.

Confieso que los siguientes días volví por las mañanas solo para ver si podía encontrarlo, pero no fue así. Pasaron un par  de semanas hasta nuestro próximo casual encuentro.

Un día entré a esa tienda a comprar una soda y lo escuche “me da un helado de fresa por favor” voltee inmediatamente, era él, estaba seguro, pero lo hice con tanto entusiasmo y el estaba tan cerca que sin querer derrame el cono de helado en su ropa, vi su mirada de tristeza, ni siquiera había notado que era yo quien había tirado su cono, solo miraba con ganas de llorar el helado en el piso.

-Lo siento – entonces alzó la vista y vi como hacia un tierno puchero- te comprare otro.
-BaekHo – dijo mientras se secaba las curiosas lágrimas que salían de sus ojos- hola, no importa no pasa nada.-
-Cómo que no pasa nada si estas llorando, ¿acaso te lastime? – no podía creer que llorara por su helado, en serio podía ser alguien tan tierno e infantil en estos días- estas todo sucio, vamos a mi casa a que te limpies  y después prometo comprarte todos los helados que quieras.-

En serio lloraba por su helado, lo vi sonreír y seguirme sin decir una sola palabra, vivo a solo media cuadra de esa tienda, nos detuvimos en la puerta de mi edificio y recordé que no había hecho aseo ese día, lo mire avergonzado…

-MinKi, tendrás que disculparme, hoy no he tenido tiempo de organizar el apartamento, por favor ignora el desorden.-
-¿Organizar? ¿Acaso vives solo? – preguntó un poco sonrojado. Por Dios, olvide que es un niño, ¿Qué pensara que le hare si entramos solos a mi apartamento? Hahahaha podría hacerle muchas cosas, es tan lindo, pero no. No le hare nada ¿qué le pasa?
-Si vivo solo, mis padres están en Busan y yo vine a estudiar a Seúl.-
-Mi familia también es de Busán, pero trasladaron a mi mamá y me trajo con ella.-
-Cómo es  que no te conocí en Busán- le dije entre risas, su sonrojo había pasado, estaba más tranquilo y creo que no noto cuando estábamos dentro del departamento.

EL DEPARTAMENTO!, un completo desastre, no tengo idea como llego mi ropa interior a la cocina, me puse completamente rojo cuando vi que estaba más desordenado de lo que recordaba, ¿hacia cuánto no limpiaba?

-Disculpa – Ren interrumpió mis pensamientos – ¿podrías prestarme el baño?
-Sí, claro. Esta por aquí -mientras le señalaba mi habitación.Es un apartamento de soltero, obviamente solo hay un baño y está en la mi cuarto. Preferí no mirar dentro, ya no había nada que pudiese hacer.

Aproveche mientras él se limpiaba para “arreglar” por lo menos la sala, calcetines en el sofá, mi ropa sucia por todos lados. La cocina… mejor no recuerdo la cocina.

-Ahhhhhhhhhhhhhhhh! – un grito desde mi habitación.

Entre sin pensarlo y encontré a Ren tirado en el piso con su camisa blanca húmeda en una mano y con la otra se sostenía la cabeza. Al parecer la había lavado y cuando salió del baño pisó “algo” resbaloso y cayó al piso.

-¿Te encuentras bien? – juro que intente ignorar el hecho  de que estaba sin camisa, su piel blanca y su cuerpo delicado. Le ayude a levantarse y lo recosté en la cama. Parecía un golpe fuerte.
-Me duele mucho la cabeza- me contestó mientras seguía sobándose sin abrir los ojos.

No quería que se resfriara, le pase una de mis camisas, un vaso con agua y una pastilla para el dolor, creo que me pase en la dosis porque cuando quise regresar a la habitación había caído rendido, es hermoso mientras duerme, parece un ángel, jamás veré un rostro como el suyo, de eso estoy seguro.

Como nunca, limpie ese apartamento, encontré cosas que en realidad no quieren saber, es cierto que vivo solo y mis amigos lo usan como sitio de encuentro y fiestas, pero eso no justifica las porquerías que hallé en algunos sitios.

He traído algunas “amigas” y “amigos” a mi departamento y realmente nunca me había importado como lo encontraran, esta vez me estaba esforzando mucho, incluso arregle la habitación sin hacer ruido para que no se despertara.

Cuando terminé, me tiré en el sofá a descansar, había sido mucho trabajo duro, sentí una mirada sobre mi espalda y voltee la cabeza hacia la puerta del cuarto y ahí estaba: ese cuerpo delicado, dentro de una gigantesca camisa azul de mangas largas que le cubría hasta las manos, cabellos rubios revueltos que le llegaban un poco por encima de los hombros, y otra vez esa sonrisa angelical.

-Lo siento, me quede dormido – dijo mientras bostezaba.
-¿Cómo te sientes? Fue un golpe fuerte el que te diste, me alegra que descansaras.-
-Ya estoy bien, gracias por las pastillas… oh! – dijo mientras pasaba su vista por el apartamento -  está muy limpio todo.
-Usualmente esta así, solo que como mencioné antes, he tenido mucho trabajo en la universidad y no pude limpiarlo esta mañana -  era una mentira pero él no tenía porque enterarse.
-¿Mi camisa? ¿Aun esta húmeda? – cierto, la camisa! Lo había olvidado por completo.
-Sí, lo siento aun esta húmeda, pero esa te queda bien.-
-No seas tonto, no puedo ir a comprar helados con esto puesto, parece como si hubiese tenido una noche “entretenida”- jajajajajajajajajaj reímos juntos.
-Ves muchas películas cierto MinKi?-
-BaekHo, ¿puedes llamarme Ren?-
-¿Ren?-
-Si, mis amigos me llaman Ren, me gusta más.-
-Está bien Ren, me gusta, se parece a ti. Volviendo a lo del helado, no te preocupes, yo iré a comprarlo por ti, ¿de fresa cierto?-
-Si, es mi favorito.-
-No demoro, espérame un momento.-

No podía quitar la sonrisa estúpida de mi rostro, todo por un helado. Un pequeño incidente había hecho que terminara en mi apartamento, con mi ropa, y diciendo cosas como esas.

-Un helado de fresa. No mejor deme esa caja de 5Lts de helado de fresa.-

Cuando llegue a la casa Ren me miro sorprendido.

-¿Por qué compraste tanto?-
-Es que…- ¿qué inventare? - es que se les habían acabado las otras presentaciones y solo tenían de estas.-
-Pero es mucho helado- otra vez ese puchero… su mirada tenía un poco de preocupación.
-Es cierto, es mucho helado, y a mí ni siquiera me gusta el de fresa –suspire- creo que tendrás que venir a comerlo todos los días hasta que se acabe- Dije mientras sonreía, esperando que aceptara, de verdad no me gusta mucho el helado de fresa.
-Está bien, vendré todos los días hasta que se acabe.-

No podía creerlo, de verdad lo tendría en mi apartamento todos los días.

Así fue, no sé en qué momento empecé a esperarlo en la puerta del instituto hasta que saliera, hablábamos de todo mientras él comía su porción de helado diaria, me enteré de  muchas cosas, como que no tenía muchos amigos, que sus compañeros lo molestaban porque parecía una niña, cosas que me hicieron enojar realmente. Incluso un día mientras lo esperaba afuera vi cuando tres chicos se acercaban lo tomaban de la mochila, se la quitaban y tiraban sus cosas al suelo…

-¿Qué creen que hacen? – sentía que la sangre me hervía.
-¿Qué pasa, vienes a rescatar a tu novia? – dijo uno de ellos con tono arrogante.
-Será mejor que dejen de molestarlo, no quieren meterse en problemas.-

Tome a uno de ellos por el cuello de la camisa y lo levante solo un poco del suelo, era solo una advertencia.

Ayude a Ren a levantarse y a limpiarse, no podía creer que pasara por esto casi todos los días. No podía creer que no dijera nada. Solo vi su sonrisa desaparecer ante mis ojos, no hubo helado ni conversación que lo hiciera recuperarla, estaba realmente preocupado.


En mis recuerdos, temía que notaras mi corazón
por eso lo escondía y lo escondía 





No quería que supiera cuán importante era para mí, no quería que notara mi corazón, no quería ser débil, así cuando se marchara no dolería tanto.

Me estoy acostumbrando a ir a su apartamento en las tardes, la primera vez que lo vi parado en la puerta del instituto quise morirme de la vergüenza, ¿Qué hacía allí? ¿Esperaba por mí? Creo que estaba demasiado rojo cuando lo salude y casi muero cuando tomo mi mano y me dijo: “Vamos, tengo una caja de helado que no se comerá sola”.

No puedo evitar solo seguirlo, ni siquiera tengo fuerzas para negarme, ya le había dicho que sí cuando lo vi llegar con la caja gigante de helado de fresa.

Ese día  mis compañeros de clase estaban molestando más que de costumbre y a la salida del instituto tiraron mis cosas al piso, lo vi acercarse y defenderme, los escuche burlarse, creo que las cosas solo empeoraran si empiezan a decir que soy “su novia”, tengo bastante con que me traten como una niña, no tengo ganas de comer helado.

Y… ¿si él se da cuenta de mis sentimientos? ¿si se da cuenta de que en verdad me gusta? ¿y si me rechaza? No quiero pasar por eso, no pienso seguir jugando este juego. A él seguramente le parecerá gracioso, creo que somos amigos pero no funcionará si me sigo enamorando, ¿es posible enamorarse más?

-¿Porqué estas tan distraído hoy Ren? – escuche que me decía mientras sobaba mi cabeza.
-No es nada importante, en serio, cosas del instituto.-
-¿Esos chicos han seguido molestándote? Son unos estúpidos. ¿Acaso te lastimaron?-
-No, ellos solo bromean un poco, aunque a veces se pasan, no les prestes atención.-
-No quiero ver ese rostro triste – me dice sosteniéndolo y sonriéndome amablemente- no quiero que pierdas ese brillo en tus ojos – se estaba acercando cada vez más a mi rostro, mi respiración empezaba a acelerarse y cerré mis ojos  - no quisiera que dejes de ser tú.-

Volvió a sobar mi cabeza y me sirvió mas helado, ¿Qué cree que hace acercándose de esa forma? ¿Qué espera que haga si se acerca así? Está jugando conmigo.

Su teléfono sonó insistentemente mientras él hacia como si no lo escuchara, luego el timbre de su casa empezó a sonar también, parecía urgente, cuando abrió la puerta una chica se le abalanzo encima y empezó a besarlo, quede en Shock, ella ni siquiera había notado mi presencia.

-Te extrañe Baek, porque no has vuelto a llamarme, acaso ¿te aburriste de mi?-

Esa chica lo tocaba todo, metía sus manos por debajo de su camisa y el no hacía nada, solo estaba  con sus manos en el aire como quien se declara inocente.

-¿Olvidaste que fecha es hoy? Es mi turno de pasar la noche en tu casa, nos divertiremos mucho.-

¿Su turno? ¿Ella y cuantas más? No podía soportarlo.

-No quiero más helado gracias- Estaba realmente molesto.
-¿Qué paso? – estaba sorprendido.
-No pasa nada, nunca ha pasado nada, mejor me voy, gracias por el helado, gracias por las atenciones, no quiero interrumpir, adiós.-


…y lo evitaba cuando te miraba marcharte lejos
te amo, pero no estás más aquí, en este lugar
aún si deseo verte, no puedo
tu sonrisa, aquellas lágrimas, oh te necesito…


Estaba realmente confundido, vi su rostro triste, quise que volviera a sonreír, quise tocar por primera vez esos labios, intente acercarme pero sentí que su respiración se agitó, no quería asustarlo ni forzarlo, no quería perderlo y ahora  esto, es cierto, vivo solo, he tenido mucha “actividad” estos años pero  él… él estaba realmente molesto, no me permitió darle una explicación.

Intente llamarle varias veces, “Pensé que sabía que no debía llamarte de nuevo “, pero necesitaba escucharlo, saber que pensaba, porqué su molestia, porqué desaparecer así de mi vida. 

Fin flashback

Todo es una completa estupidez, simplemente desapareciste sin decir nada, no estabas en el instituto aunque te esperaba a la salida, me evitabas de todas las formas posibles. Necesito que me escuches MinKi.

-No tengo porque escucharte, no entiendes que me aburrí de jugar.-
-¿Jugar a qué?- de verdad no entiendo nada.
-Jugar a que me gustabas y solo éramos amigos, no tengo porque aguantar esas tonterías- unas lagrimas empezaban a asomarse en sus ojos.
-Espera, ¿te gustaba? ¿Te gusto?- ahora si no entiendo
- ¡Tú me gustas! – sus rostro cambio de semblante…- Así como la chica que casi te come en frente a mí. Mejor me voy.-

Lo tome fuerte del brazo y me dirigí hasta mi apartamento, no quería que nos interrumpieran, al principio se resistió, pero después de unos pasos camino conmigo. Entramos y las luces estaban apagadas, lo guié hasta el sofá.

-No quieres verme, no me veas, solo escúchame – lo dije mientras sostenía dulcemente su rostro, el seguía sin moverse, no decía una palabra – me gustas, desde ese día en el parque a la sombra del árbol, desde ese día en que te vi con mi camisa puesta. No sé como terminé buscándote en tu instituto, solo sé que no quería perder un segundo en verte, que necesitaba estar contigo. Suena a excusa, ella… salíamos ocasionalmente, pero hacia mucho no la veía, no tienes porque creerme, parece excusa barata, solo quería poder explicarte. Ese día, antes de que todo eso pasara yo… yo quería…--

Toque con mi mano sus labios, eran suaves… me acerque en medio de la oscuridad y los roce, tal como quise hacerlo en aquel momento y no tuve el valor,  empecé a mover mis labios sobre los suyos, a saborearlos, pude sentir como se acelero su respiración y no puedo decir si los latidos que se escuchaban eran los suyos o los míos.

Tome su rostro nuevamente entre mis manos sin dejar de besarlo y note como  rodaban unas lagrimas por su mejilla, no quiero ser yo el causante de su sufrimiento, cuando iba a separarme sentí que como sostuvo mi cabeza y nos volvió a acercar, era un beso dulce, un “Lo siento” y un “te extrañe”…

FIN
Share:

8 comentarios:

  1. Oh!!!!
    Que bonito!!!!!
    Es el primer BaekRen que que leo!!!!
    Por favor sigue escribiendo!!!!!
    Y bienvenida sea esta nueva sección....SALUDOS.....

    PD
    pendientes del día de mañana: Comer helado de fresa ;)

    ResponderEliminar
  2. AAAAAAAAAAAAA Noona es muy tierno *wwwwwwwwwwwww* Ren tan niño e inocente *w* y Baekho tan seme romantico(?) Muuuy bien, me gustó mucho *w* sabes como hacer fics románticos, yo se que luego de eso venía algo de lemon(?) xDDD Me gusto muchoo, fighting~!

    ResponderEliminar
  3. Waaaaaaaaaaa maknae felicidades
    es el primer baekren que leo y me gusto mucho/
    los malos entendidos nunca faltan y las oportunidades se presentan para dar las explicaciones necesarias,
    aaaa fue muy lindo de verdad....aigoo aunke me siento mal,la lider y la maknae escriben fics y yo....solo comentarios....T^T.....aaaaaa que bueno que las tengo a ustedes,complementan mi vida
    en verdad me gusto mucho
    Gracias x escribir y compartir......o(^_^)o

    ResponderEliminar
  4. AHhh qe lleendooo!! Me encantoo.. aunq le falto algo de lemon. jijiji. espero que venga prontoo el proximo capituloo :D

    ResponderEliminar
  5. Dime lindura!! que tierno, me tocó buscarlos para identificarlos, pero suenan tanto como se ven, uno tan inocente y dulce y el otro como maloso con un corazón enamorado. Me gustó.

    ResponderEliminar
  6. Waaaaaa.... Me encanta es tan tierno...
    Haaa.... Amo esta pareja no pueden ser más lindos :3
    Gracias por compartirlo n.n

    ResponderEliminar
  7. Hola me gusto mucho mucho

    ResponderEliminar
  8. Kyaa!! Que lindo! Me gustó mucho, tan tierno Ren ♡ cositaa~~ muchas gracias por la historia ^^

    ResponderEliminar

Próximamente

Próximamente

Recomendación

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Archivo

Popular Posts