Colaboración: Mi Cama, Tu Cama...

Titulo del Oneshot: Mi cama – Tu cama
Autora: anegrettes
Parejas: MinKyu (SUJU)
Tipo: Yaoi
Género:  slash, leomn, romance, OTP, AU
Clasificación: Rating {NC-17}
Descripción de Mew: El alcohol y sus consecuencias… (Así o más sintetizada la descripción? jajaja)

Era uno de esos días en los que Kyu llegaba de mal humor, algo cansado de tantos compromisos supongo. 

En estos momentos no estoy seguro de si compartir habitación fue la mejor idea, por lo menos cuando todos los demás están presentes él pretende disimular su mal genio y hace travesuras, el problema es cuando nos quedemos solos.

Simplemente lo oigo tirar la puerta del cuarto, desnudarse rápidamente mientras entra a darse una ducha; prefiero hacerme el dormido pues hoy no estoy de humor  para sus arranques.

Siempre me he preguntado ¿porque me atrae tanto?  No somos compatibles en absoluto, no me gustan los videojuegos, no tenemos el mismo sentido del humor y sobre todo: SOY MAYOR QUE ÉL.

¿Qué diablos estaba pasando por mi cabeza? aunque ahora que lo pienso bien, disfrutamos del helado y del vino, ¡maldito vino! culpable de todos mis errores.

-Sungmin ¿en serio quieres hacerme creer que duermes?  A estas alturas ya no me engañas y lo sabes...- Dijo escabulléndose debajo de mis sabanas, aun estaba húmedo,  tiene la mala costumbre de no secarse cuando sale del baño.
-¿Quieres ver lo que te compre?- dijo haciendo que mi cara volteara de inmediato a buscar el regalo. Era un engaño, no había traído nada, le encanta jugar con mis sentimientos de esa manera.
-Es mejor que esta noche duermas en tu cama - le dije algo molesto- noté desde que llegaste que no estás de buen humor, a mí tampoco me engañas, si hubiese sido yo quien te buscara seguramente habrías sido lo suficientemente grosero como para hacerme perder cualquier iniciativa.
-Pero no has sido tú… - dijo con tono arrogante- y puede que esté de mal humor pero eso no quiere decir que el día no pueda terminar bien ¿no crees? - Mientras una sonrisa picara se dibujaba en sus labios y sus manos empezaban a recorrer el contorno de mi rostro.


Esta escena se repetía todas las noches desde hace un poco más de un mes cuando recién nos convertimos en compañeros de cuarto.

Flashback

En la mudanza saqué con mucho cuidado mi colección de vinos  y los acomode en uno de los estantes que compré especialmente para ellos, salí un momento a conseguir algunas cosas que necesitaba, para cuando regresé Kyu estaba cantando con una copa de vino en  una mano y una de mis preciadas botellas en la otra, ya a medio acabar.

En ese preciso momento pensé en matarle, cuando me abalancé sobre él para quitarle lo que quedaba de vino en la botella tropecé y caímos al piso haciendo suficiente escándalo como para llamar la atención de nuestros compañeros de apartamento, que al asomarse al cuarto para ver qué había ocurrido me vieron a mi sobre el maknae en una posición un poco incomoda, no pudieron hacer más que estallar en risas mientras cerraban la puerta gritándonos que buscáramos un hotel o por lo menos hiciéramos menos ruido.

Pude ver como la cara de Kyu enrojecía poco a poco, quizá vergüenza, quizá los efectos del vino haciendo estragos en su organismo, la verdad es que no lo pensé mucho. Me levanté e intente ayudarlo, pero cuando se inclino a tomar mi mano me jaló con tanta fuerza que volvimos al piso a la posición inicial.

-Estoy empezando a creer que te gusta estar así - le dije entre risas.
-Me disculparía, si no lo hubiese hecho a propósito.-
Realmente eso no me lo esperaba, su rostro estaba demasiado cerca y sus ojos me miraban fijamente, acerco sus labios y alcanzo a rozar los míos antes de que tuviera tiempo de ponerme de pie.
- En verdad eres...-
-¿Inteligente, atractivo, de voz encantadora? - me interrumpió Kyu.
- En verdad eres engreído...-
¿En qué estaba pensando? Estaba acostumbrado a hacer esa clase de travesuras con los demás compañeros, pero sabía que no eran de mi agrado, ¿por qué no podía dejarme quieto en mi mitad de la habitación? Saqué otra botella de vino, ya que no pude recuperar la que tenia Kyu, la descorche y empecé a beberla a grandes sorbos.
-Por fin, te estás uniendo a la celebración - dijo Kyu un poco más tomado que hacia un rato.
-¿Qué celebramos según tú?-
-Pues que vamos a tener tanto tiempo juntos... "a solas" - susurrando esto último a mi oído, haciendo que mi cuerpo se estremeciera completamente. -¿Sabes?, mientras estuviste fuera me tome el atrevimiento de revisar tus cosas, hay una caja muy curiosa que dice "varios", no pude evitar revisar que tenia, especialmente porque estaba sellada por todos lados.-

Sentí que mis ojos se desorbitaron, de todas las caja ¿por qué había tenido que mirar esa? todas las demás tenían algo que las hacia especiales, precisamente ESA  era la que quería que pasara desapercibida y era la que a él se le había ocurrido revisar, que mala suerte la mía.

-No te enseñaron tus mayores que es de mala educación revisar las cosas de los demás- le dije intentando contener mi miedo, quizá solo la habría mirado por encima, con algo de suerte solo estaba molestando como siempre y no la había abierto.
-Hay muchas cosas que mis mayores no me han enseñado aún - me dijo con mirada desafiante- es más, creo que tienes muchas cosas que enseñarme Hyung, ¿no es así?-
Mi rostro palideció en un instante, él sabía que había en esa caja, era un maldito…
-¿Por qué la abriste?-
-No te preocupes “hyung”, quedara entre nosotros si así lo quieres.-
Odiaba su mirada de superioridad, me tenía en sus manos y no sabía que pediría a cambio de su silencio.
-Creo que dormir juntos va a ser más interesante de lo que imaginé. Ven, brinda conmigo, vamos a empezar la fiesta.-

Me sirvió una copa de vi que tomé en un segundo, incluso le acerque nuevamente para que volviera a llenarla, algo me decía que iba a ser una larga noche, aunque tenía la esperanza de que se emborrachara primero y cayera dormido, de todas formas le llevaba algunos años de experiencia con el vino.

Eso nunca pasó, el menor era un experto bebedor; dos botellas después estaba mareado, desinhibido y con mucho calor. Había pasado toda la noche evitando sus preguntas, pero a este punto no me importaba.

-Sungmin, sabes que odio llamarte Hyung ¿cierto? Detesto todo eso de los formalismos y la jerarquía- me dijo mientras se tambaleaba para sentarse a mi lado- detesto que seas tan serio conmigo, hasta Yesung con su aura tenebrosa me permite hacer travesuras y se ríe de ellas.-
-Eso no tiene nada que ver conmigo-
-Claro que si, prometiste cuidar de mi cuando llegué al grupo.-

Era cierto, recordaba el día que lo presentaron mientras practicábamos en la sala de ensayo. Era un poco torpe en los movimientos de baile. Pero cuando pasamos a entrenamiento vocal dejo a más de uno sorprendido. ¡Espera! Estoy divagando, concéntrate Sungmin, este chiquillo te esta chantajeando.

Maldito vino culpable de mis errores

-Sungmin- interrumpió Kyu mis pensamientos – me parece tierno y bastante interesante que te gusten ese tipo de cosas, las de la caja – dijo aclarando innecesariamente.
-Deja de burlarte de mí-
-No lo hago, en serio, como te dije antes, hay muchas cosas que mis mayores no me han enseñado y…-
-¿y qué?-
-No seas tan agresivo conmigo, me pregunto si hay algún objeto en especial con el que quieras jugar.-
En todo ese tiempo no había notado que la caja de “VARIOS” no se encontraba donde la dejé. Cuando el maknae se dio cuenta que mis ojos la buscaban insistentemente  no pudo evitar reírse.
-Minnie… eres tan tierno.-
-¿y quién te dijo que puedes decirme Minnie? -
-¿Ya lo notaste cierto? La caja no está, así que creo que te puedo llamar como yo quiera. Obviamente la puse en un lugar seguro, te iré dando las cosas poco a poco no te preocupes, pero como te dije antes ¿hay algo en especial que desees que te devuelva justo ahora? Solo una cosa, no quiero que pienses que disfruto siendo malo contigo.-

Mi mente estaba en blanco, quizá las dos botellas de vino eran demasiado para mi cuerpo.

-Quiero las esposas.-
-Interesante, justo como pensé – dijo mientras una sonrisa luchaba por escabullirse entre sus labios- te las entregare en un momento. Te ves mal, deberías recostarte un rato, la fiesta va a terminar por hoy.-

No tuve tiempo de negarme, ni fuerza para resistirme, era más alto que yo, no le costó mucho levantarme y ponerme en la cama, pensé que estaba siendo amable, pero era demasiado bueno para ser verdad… Sentí como algo frio se aferro a mi muñeca.

Abrí los ojos sorprendido, solo para ver la sonrisa de MALDAD en el rostro de KyuHyun. Había puesto mis tiernas esposas entre mi mano y la cabecera de la cama ¿en que estaba pensando? ¿Cómo pude ser tan descuidado?

-Me dijiste que querías las esposas ¿no?-
-Pero no de esta forma, dijiste que las devolverías.-
-Nunca preguntaste de qué forma devolvería tus juguetes y la verdad es que yo no vi necesidad de explicarte, ¿Sabes?- prosiguió- siempre tuve la fantasía de tener a alguien amarrado a la cama, no imaginé que detrás de tu seriedad se escondería esta clase de personalidad, aunque me asalta una duda ¿eres activo o pasivo? Esta clase de objetos se prestan para muchas cosas.-
-¿y que se supone que vas a hacer? – dije en tono serio, ya había llegado a mi límite, había sido manipulado mucho tiempo por este niño -Crees que tienes el control en esta situación ¿verdad?, pero lo cierto es que no tiene idea qué hacer, solo eres un pequeño que se dejo deslumbrar por unos cuantos juguetes que despertaron su curiosidad. Estoy medio atado a mi cama, dime ¿Qué sigue ahora?-

La mirada de Kyu no tenia precio, había dado en el clavo, su mente procesaba cada una de mis palabras lentamente.

La situación estaba empezando a gustarme, pude haberme soltado en cualquier momento, eran mis esposas después de todo, pero el pequeño daba vueltas por la habitación mientras dejaba volar su imaginación.

-¡Ya se!- dijo mientras daba un salto y salía corriendo del cuarto.

Volvió con una lata entre sus manos: crema chantilly. Una sonrisa se dibujo en mi mente ¿Qué podía hacer el maknae con eso? Si se ponía molesto me soltaría y tomaría el control de la situación, eso estaba claro, pero aun quería saber…

Mientras se acercaba con la lata entre sus manos mi imaginación empezó a volar, lo admito, me gustan esta clase de juegos y por un momento olvidé como fue que terminé en semejante situación.
Kyu se subió sobre mí y con una de sus sujetó la mano que  yo tenía libre.

-Tengo que tomar precauciones - dijo mientras una sonrisa sobresalía en su rostro- he escuchado a las fans decir que eres de fresa, siempre estas sonriendo y haciendo aegyo frente a ellas, pero una vez llegas a la casa esa falsa sonrisa desaparece. Ahora solo quiero saber que tan dulce puedes llegar a ser.-

Una vez más rozó sus labios con los míos, paso su lengua delineándolos y luego la introdujo en mi boca, explorando lentamente esa cavidad. Parecía todo un experto, me gustaría decir que me resistí con todas mis fuerzas pero mi cuerpo y mi cerebro no estaban conectados en ese momento, todo era instintivo.

Cuando se dio cuenta que correspondía a sus besos mordió un poco mi labio inferior jalándolo hacia él, paso a mi oreja y susurro algo que no quisiera recordar, el sentir su aliento tan cerca provoco una reacción en cadena en todo mi cuerpo. Se acerco al cuello y lo mordió un poco, supongo que fue en ese momento cuando sintió lo abultado de mi pantalón, pues no sé si lo dije: estaba encima mío ¿Qué esperaba que hiciera? ¿Acaso cree que soy “de palo”?

-Creí que serias un chico difícil Minnie, pero veo que me equivoqué, no soportas un pequeño mordisco, estoy un poco decepcionado de ti-
-No sé de que hablas, estoy  ebrio es todo- estaba intentando proteger algo así como el poco orgullo que aún guardaba…
 -Esa situación en tu pantalón se ve dolorosa, ¿lo es cierto? – Mientras dejaba a un lado la lata y pasaba su mano entre mis piernas- pero aun no es el momento – continuo- aún quiero seguir jugando.-

Lo odié con todas las fuerzas de mi alma, estaba torturándome: “¿aun no es el momento?” ¡Chiquillo arrogante! No tuve tiempo de seguir maldiciéndolo mentalmente, era hábil, lo admito, yo aun no se desabotonar la camisa con una sola mano y él lo hizo con tanta facilidad que me sorprendió.  Si, lo sé, seguía divagando por momentos.

Su mano estaba fría, con su dedo índice empezó a dibujar una delicada línea desde donde le dejaba mi ajustado pantalón hasta mis labios, paso su dedo una, dos, tres veces y luego, sentí como batía la lata mientras me miraba lujuriosamente, esa misma línea que había dibujado ahora estaba cubierta con crema.

Finalmente libero mi otra mano, ubico su rostro en mi entrepierna y empezó de abajo hacia arriba a lamerla, teniendo el suficiente cuidado como para solo tocar mi abdomen con la punta de su lengua, mientras sus manos presionaban mis pezones, fue entonces cuando decidí cerrar los ojos. Si me había rendido por lo menos no estaba obligado a observar mi derrota.

Recuerdo que ese día tenía uno de esos pantalones que no usan corredera, eran como 5 botones: Una vez más, no sirvió de nada, los soltó y metió su mando para acariciar mi miembro por encima del bóxer que desde hacía un buen rato se encontraba duro y soportando la presión de la ropa.

-Sungmin, ¿me permitirías quitarte el pantalón?-

Se estaba burlando de mi otra vez, voltee el rostro ignorando el comentario y escuche la risa malvada que lo caracteriza, en un momento me encontraba desnudo sobre mi cama, completamente expuesto a sus caprichos.

Tomó mi mano, pasó su lengua por mi palma para humedecerla y la puso sobre mi pene, quería que me masturbara para él. Podría decir que estaba urgido en ese momento, así que no me negué, abrí los ojos y lo vi quitarse lentamente la ropa mientras me miraba. La camisilla que lo cubría y el pantalón del pijama…  fue entonces cuando me enteré que no usa ropa interior.

Quede un poco trastornado cuando vi su miembro erecto, algo grande para lo que imaginaba. Tomó nuevamente mi mano y la retiro para posar sus labios sobre mi pene, ayudándose con su mano, lo recorría con la lengua y cada tanto lo miraba con curiosidad. Quizá esa fuera su primera vez con un hombre, quizá en serio no sabía qué hacer. Era tierno verlo darle besos e intentar engullirlo por completo.

-Es tu turno – me dijo inesperadamente – es tu turno de atenderme.-
-Aun no me liberas de las esposas, ¿Cómo pretendes que haga eso?-
-Ingéniatelas… de lo contrario te encontraran amarrado y desnudo mañana cuando el líder venga  a levantarnos, bueno mañana es mucho tiempo, solo quedan unas cuantas horas.-

Ok. Era mi turno de jugar. Antes de que lo notara me liberé de las esposas y lo empujé con fuerza sobre la cama, sostuve sus brazos con una de mis manos encima de su cabeza y me ubiqué sobre sus piernas para que no pudiese moverse.

-Es mi turno, eso dijiste hace un rato. No me mires con cara de asombro ¿o es que acaso no habías hecho esto antes?-
-¿De qué hablas? Por supuesto que tengo experiencia, lo notaste hace un rato.-
-Noté que te divertías, es cierto, pero para eso no se necesita experiencia, solo un poco de ganas y sentido común. Ahora es mi turno...-

Con mi otra mano sostuve su miembro, empecé a acariciarlo suavemente, y a hacer que rozara con la punta mi abdomen mientras me movía sobre él, estaba bastante excitado, completamente húmedo y yo ya no podía contenerme.

Introduje mis dedos en su boca, uno por uno. Reconozco que los lamio de una manera exquisita, baje mi rostro hasta su pene y empecé a modelarlo con mi lengua y a introducirlo poco a poco en mi boca, puse mi mano en la parte baja de su abdomen y podía sentir los espasmos en su cuerpo, alzaba el rostro cada tanto para verlo retorcerse y morderse los labios para no hacer demasiado ruido.

Levante sus piernas e introduje mi dedo en su entrada, intentaba acostumbrarlo pero su cara me decía que no estaba preparado para algo así.

-¿Qué ocurre Kyu? ¿Estás asustado? Lo hare delicadamente, no te preocupes.-

Su rostro estaba enrojecido, como lo sospechaba, mi pequeño maknae nunca había pasado por esto, ser su primera vez… cuando le sentí un poco más relajado introduje el segundo y luego un tercer dedo.  Si él no colaboraba la posición no seria cómoda.

-Necesito que levantes un poco tu cadera, no quiero que te duela.
-… ahhhhhhh- gimió un poco mientras introducía finalmente la punta de mi pene en su entrada.

Ese sonido, ese rostro, todo era una  perfecta combinación. Sostuve su cadera con mis manos para poder empezar a embestirlo primero lentamente y luego con fuerza; sus gemidos eran incontrolables, sus manos sostenían el cobertor de mi cama mientras sus uñas se enterraban en el colchón con fuerza, mordió tan duro su labio inferior intentando inútilmente contener uno de sus gemidos que este empezó a sangrar y de sus ojos entrecerrados salían lagrimas...

Después de un rato se apoyo sobre sus brazos y se levanto  un poco para quedar frente a mí, se acerco a mi rostro y me beso dulcemente. Me hizo señas para que me detuviera, su respiración agitada no le permitía hablar, así que lo hice,  lo vi darse vuelta y ponerse de espaldas contra la pared, me llamo con la mirada.  Era hora de terminar lo que habíamos empezado.

Esta vez deje a un lado las sutilezas, lo embestí con todas mis fuerzas mientras lo masturbaba con una de mis manos, sentí como se venía en ella, ese liquido cálido que se escurría entre mis dedos, los gritos  y los espasmos que podía sentir dentro de él.  No me contuve y acabe en ese momento.

Fin del Flashback

Si mal no recuerdo Kyu nunca ha dormido en su cama. Esa madrugada ambos caímos rendidos, envueltos en sudor y agitados; espere a que se levantara y se pasara a su cama, pero eso no ocurrió, antes de que me diera cuenta estaba dormido, pensé que se resfriaría así que lo cubrí y termine pasando lo que quedaba de la noche a su lado.

Así que esta era la idea del pequeño, o quizá esperaba ser él quien dominara la situación. Lo único que sé es que esto se ha repetido cada noche desde esa vez, unas más interesantes que otras. Él sigue siendo él con los demás: juega, bromea y se divierte, mientras yo muestro mi rostro sonriente y rosado al público.

Como ultima confesión debo decir que los objetos de la caja me fueron entregados por completo hace ya una semana, y esto más que un chantaje se volvió parte de mis días. Lo sé, termine enloqueciendo pero, tendrían que vivirlo para entender mi posición.

FIN

Share:

3 comentarios:

  1. Tu dongsaeng(?) xD10/02/2012 08:45:00 p. m.

    AAAAAAAAAAAAAAAAAA Noona, tu siempre dejandome sin aliento sin nada, yo amo este oneshot y tu lo sabes, es mi segunda vez leyéndolo... La personalidad que le colocas a Kyu es tan real, de EvilMaknae skladmcaslkmcdsk te amo<3 Hiciste mi noche(?) Jaja

    ResponderEliminar
  2. ohhh :O estoy tan sorprendida *-* Otro así mismo quiero leer (Y)

    ResponderEliminar
  3. He quedado sin palabras..mi sexy conejito como seme...
    Me encanto, sube as asi donde sean tan pornosos
    Me encanto

    Bye

    ResponderEliminar

Próximamente

Próximamente

Recomendación

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Archivo

Popular Posts