Colaboración: Regalo Inesperado

Titulo del Oneshot: “Regalo Inesperado”
Autora: SuJudithELF
Parejas: Sichul
Tipo: Yaoi
Género: 
Lemon
Descripción: La alegría se manifiesta al recibir un regalo inesperado, y muy bienvenido.

Comentario: Un intento de oneshot por el cumpleaños de nuestro Heenim, no es bueno pero es lo que salio, mis disculpas.



No entiendo a mi madre, no lo acepta del todo y ahora me pide que lo invite a la cena familiar, ni siquiera vivo en su casa y aun así sigue haciendo esas cenas. No me quedo más remedio que decirle que lo invitaría, ojala y no pueda asistir, ya me había dicho que saldría de la ciudad con sus padres, así que igual y no sea necesario persuadirlo.

Llego a la puerta de su departamento y toco el timbre, pasa unos minutos y de nuevo vuelvo a tocar, se estaba tardando en abrir, cuando lo toque por tercera vez por fin abrió, y  vaya recibimiento que me dio, ahí estaba él, con una toalla enrollada en la cintura y unas traviesas gotas de agua bajando por todo su torso desnudo, me encanta que me reciba de esa manera, y lo sabe, estoy seguro que acaba de ver ese brillo en mi mirada.

-Me encanta que me recibas de esta forma.- acorto la distancia que nos separa y me pego a su cuerpo, llevo mis labios hacia los suyo y le doy un beso, sus manos me abrazan por la cintura y con su pie cierra la puerta.

-Y a mí me encanta que me visites para poder recibirte de esta manera.- me dice y vuelve a besarme, esta vez me cuelgo de su cuello y enredo mis piernas en sus caderas, él me abraza la cintura y nos lleva hacia el sillón, se sienta y yo quedo a horcadas sobre él, el beso cada vez se hace más intenso, hasta que nos separamos por falta de oxígeno.

-Lástima que llegue tarde, me hubiera encantado ayudarte en la ducha.- le digo con una sonrisa de lado en mis labios.

-Eso se puede solucionar, creo que no me lave del todo bien.- sonrío,- pero seguro que no viniste a comprobar si me bañe bien, ¿Oh si?

-En realidad no, pero justo ahora es mi prioridad.- y vuelvo a besarlo, esta vez con más pasión que al principio, el verlo de esa manera y tan dispuesto me hace ponerme a tono.

-¿Qué era lo que querías decirme? .- oh cierto, se me había olvidado a que vine.

-Pues vengo a hacerte una invitación pero estas en todo tu derecho de decir que no.

-Está bien, ¿De qué se trata?.- ojala y no quiera ir.


-El martes de la próxima semana mi madre hará una cena familiar y me pidió que te invitara, pero si no puedes y no quieres ir no importa, por mi está bien, es ella la que quiere que vayas, y ya que ella no acepta del todo lo nuestro, pues te entenderé si no quieres ir.- se lo dije de corrido para que viera que si no va no me afecta.

-Y, ¿Se celebra algo en especial?, ¿Tendría que llevar algo?

-Uumm, nada en especial, es una cena que mi madre hace desde que tengo memoria, invita a mis tíos y a mis primos, solo la familia cercana.

-Y, ¿No quieres que vaya?.-  me encantaría, pero no quisiera que se sintiera incómodo con mi familia.

-Pues mi madre me pidió que te invitara.- se lo digo haciendo círculos con mi dedo índice en su pecho.

-Pero tú, ¿No quieres que yo vaya?, porque si es así no iré.-

-No… digo… si me gustaría que fueras, si tú quieres.

-¿A qué hora es?.- levanta la mirada.

-Me dijo que a las 7:30 p.m.-

-Pues iré a la cena.- abro los ojos sorprendido.

-¿En verdad iras?, sabes que mi madre no está del todo de acuerdo con lo nuestro.

-Lo sé, pero si nunca platica conmigo, si nunca nos vemos, menos lo aceptara, y esta es una buena oportunidad para que vea lo mucho que me gusta y lo mucho que quiero a su hijo.- al decirme eso me da besos por toda la cara.

La verdad es que me da igual si mi madre lo aprueba o no, Siwon es mío y nadie me dirá que hacer con mi vida, yo estaré con él les guste o no.

-Tienes razón, es una buena oportunidad para saber si nos aceptara o tendremos que seguir sin su total aprobación como hasta ahora.- lo vuelvo a besar, Siwon es lo mejor que me ha pasado, nos falta poco para cumplir el año de relación, él me ama como yo lo amo a él, y es lo único que me importa.

El beso fue subiendo de tono, al igual que las temperaturas de nuestros cuerpos, solo me di cuenta que habíamos cambiado de lugar, cuando mi espalda desnuda sintió las sabanas de seda de su cama, yo ya estaba sin ropa, y él, a él solo le quedaba esa toalla que desapareció en un par de segundos.

Las caricias aumentaron, los besos, la dirección de sus labios, era todo sensaciones, sensaciones que se multiplicaron cuando un dedo entro en mí, los movía de una manera que él sabía que me gustaba, al poco rato fueron dos, hasta que sentí un tercero, tres dedos que un minuto después fueron reemplazados por su miembro, por esa parte de él que tanto me gusta.

Cuando la cabeza de su pene toco mí entrada mi piel de erizo, poco a poco fue deslizándose hasta que me llenó por completo, las embestidas empezaron lentas, hasta que el ritmo aumento y no sabía de mí. Lo abrase, lo apreté a mi cuerpo, el sabia moverse de una manera que me hacía perder la cordura, los minutos pasaron, escuche un gruñido de su parte, señal de que estaba a punto de terminar, al momento empezó a masturbar mi pene, y las sensaciones se multiplicaron, hasta que nuestro orgasmo estallo, dejándonos con nuestras respiraciones irregulares y nuestros instintos saciados.

-Eso fue asombroso, tendré que invitarte a cenas más seguido.- le digo sonriendo y besando su hombro.

-Eso fue un recuerdo de que eres mío Hee, y que nadie te ama más que yo.- eso ya lo sabía, pero escucharlo de sus labios era la gloria.

-Lástima que te vayas con tus padres mañana, me hubiera gustado hacerte algo especial para despedirte.

-El vuelo es en la tarde, y si por “especial” es algo como lo que acabamos de hacer, puedo posponer mi vuelo para pasado mañana.- suelto una carcajada al escucharlo.

-Sí, algo de esto habría, pero entre más tardes en irte, mas demoraras en regresar, y eso es lo que menos quiero.

-Entonces despídeme de nuevo.-

Me tomo de la nuca y empezó a besarme devorando mis labios, nunca me cansare de saborearlos, todo se intensifico, perdí la cuenta de las veces que lo hicimos, solo diré que con esas veces, tiene suficiente para su viaje.

El martes llego y mis nervios se hicieron presentes, al final creo que no es buena idea que venga, tal vez deba llamarlo y decirle que la cena se canceló, veo mi reloj, las 7:25 p.m, cuando bajo mi mano el timbre suena, seguro es él, tan formal y educado como siempre, ese es  mi Siwon.

Abro la puerta y me encuentro con la personificación del hombre perfecto, viste un traje gris oscuro, con una camisa negra sin corbata, zapatos negros, en  una mano un ramo de flores  y en la otra una botella de vino, casualmente el que le gusta a mi madre.

-Supongo que ni las rosas y ni el vino son para mí.- su sonrisa se hace más grande, me acerco y le doy un beso en los labios.

-No princesa, son para mi futura suegra, tu regalo, el que te traje de mi viaje esta en mi departamento, me temo que tendrás que visitarme para que te lo entregue.- sonrió al recordar lo que pasó la última vez que fui a visitarlo.

-Muero por visitarte.- se lo digo con una sonrisa lasciva.- y por mi regalo también, que tal si saliendo de aquí vamos por el.- se lo digo en un tono sugestivo.

-Me encantaría.- lo hago pasar y lo llevo a la sala don esta mi madre, mis tíos, el hermano de mi madre y su esposa, al igual que mis dos primos, Yoona y su hermano HongKi, con mi primo me llevo de maravilla, pero mi prima, esa es otra historia, ellos son completamente diferentes,  no la soporto y ella a mí tampoco, pero ni falta que me hace.

Hago las presentaciones, mi madre se queda maravillada, ya sabía que Siwon era guapo, pero por su aversión a no aceptar que tuviera una relación con un chico, se había limitado por así decirlo, de ver en realidad como era mi novio. Mi padre, él en realidad no acepto estar en la cena, aun no acepta que a su único hijo salga con un chico. Por eso es que acepte esta cena, mi madre en contra de mi padre me acepta, no del todo, pero seguro hoy cambia de parecer.

Su reticencia bajo al platicar con él, mi madre le agradeció por las flores y el vino, como dije, es su favorito.  Siwon les explico en que trabaja, como y cuando nos conocimos, en fin, respondió a todo lo que mi madre y mis parientes le preguntaron. No me pasaron desapercibidas las miradas que Yoona le mandaba a Siwon y este hacia como que no se daba cuenta.

Rato después pasamos al comedor, mi madre sentada en la cabecera de la mesa, de lado izquierdo tiene a mi tío, tía y Hongki, de su lado derecho estoy yo, Siwon y la pesada de Yoona, ella misma decidió sentarse en ese sitio, cree que no me di cuenta.

Sirvieron la cena y nos dispusimos a comer, la conversación fue fluyendo al igual que en la sala, la pesada de Yoona se desvivía por complacer a Siwon, es tan obvia, esta ni siquiera es su casa, Siwon solo le daba las gracias y regresaba a la conversación que mantenía con mi madre y mis tíos, HongKi solo se quedaba mirándonos, sonreía al ver las acciones de su hermana, y de vez en cuando me dedicaba una sonrisa mientras nos manteníamos al tanto de la conversación, y hablar cuando lo creíamos conveniente, ya que podría decirse que esta cena tenia doble propósito.

Estaba que me moría de las ganas de agarra a Yoona de los cabellos y sacarla de la casa, pero no podía hacerlo, estaba en casa de mi madre y no podía hacerle eso, no sé en qué momento fue que  acercó tanto su silla a la de Siwon, casi estaba encima de él, pedí permiso para levantarme e ir a la cocina, cuando pase por su lado, le di un jalón a sus cabellos, afortunadamente  lo usaba largo y lo llevaba suelto, no puede evitar una sonrisa de satisfacción al hacerlo.
De regreso hice lo mismo y me senté para continuar con la cena. Siwon volteo a verme y me dio una sonrisa, sabía lo que hice y su sonrisa me hizo saber que estaba feliz por haberlo hecho. Es mío y esa niñata tiene que saberlo, me acerque a Siwon y le di un beso en la mejilla y dándole a Yoona una sonrisa de triunfo.

Siwon sabe lo posesivo que soy con él, por eso no le extraña que haga estas cosas, y al final creo que le gustan,  sentí su mano en mi pierna, la acariciaba de arriba hacia abajo y de un lado a otro, se sentía tan  bien, deje de escuchar la conversación que seguía, su mano fue subiendo, él no me veía a mí, sino a mi madre, aún seguían hablando.

Su mano fue subiendo hasta que toco mi pene, di un respingo y me pare de mi asiento, todos me miraron confundidos, yo no sabía que hacer, tenía que salir de ese momento incómodo.

-¿Alguien quiere pastel?.- lo dije al momento que levantaba mi plato, me volví a ver a cada uno para saber su respuesta.

-Aún es muy temprano.- me dijo mi tía.

-Dentro de un rato con el té.- dijo mi madre, mientras recogía el plato de Siwon.

-Yo si quiero un poco, así que voy a la cocina, Siwon tu quédate a platicar con ellos mientras regreso.- le dije para que entendiera que no me siguiera.

-En realidad me gustaría un pedazo de pastel, pero ahora estoy muy lleno, la comida estaba tan rica que creo que comí de más, me gustaría caminar un rato, te ayudo.- vi su sonrisa, oh oh, esto no se veía bien. Está bien que sea un poco atrevido, pero en el comedor y delante de mi madre, eso ya es otra cosa.

-Heechul deberías enseñarle la casa, llévalo al jardín, así camina un poco y conoce la casa.- órdenes de mi madre, ordenes que hay que cumplir, porque esa no fue una sugerencia.

-Está bien, acompáñame.- empecé a caminar, dejando a mi familia en el comedor.- Bien pues, como ya sabes esta es la sala.- camínanos y nos dirigimos a una puerta del lado de las escaleras.- este es el despacho de mi padre.- le abrí la puerta para que lo viera.

-Muy elegante el gusto de tu padre, y tu mamá muy guapa, con razón tu saliste hermoso.- me lo dice con una sonrisa, y eso por un momento me hacer enrojecer, sonrío y me doy una vuelta.

-En la parte de atrás está el jardín.- le señalo la puerta y empiezo a subir las escaleras.- la habitación de mi hermana, ella ahora no está.- le señalo la puerta de la izquierda.- esta es de mis padres.- la puerta de la derecha.- la puerta de la izquierda es la de invitados, y esa del fondo es la mía.- hago un ademán mostrándole la puerta.

-Y, ¿Me la enseñaras?.- volteo a verlo alzando una ceja.- tu habitación.- claro que más.

-Si quieres.- alzo los hombros restándole importancia, abro la puerta, entra y yo detrás de él sin cerrar la puerta.

-Me gusta, aunque no vives aquí, se siente que aun es tuyo.-

-Sí, mi madre no quiere mover nada, y cuando vengo pues aquí me quedo a dormir, es mío, todavía.- camina y se sienta en la orilla de la cama, y me sostiene la mirada.

-Cierra la puerta Chul.- enarco una ceja

-¿Por qué? .-

-Por mi está bien pero, ¿Quieres que tu familia escuche tus gritos?.- ¿gritos?

-¿De qué hablas Simba?, ¿Por qué habría de gritar?.- se levanta de la cama y se acerca a la puerta, la cierra y pone el pestillo.- ¿Siwon que haces?

-Lo que he querido hacer desde que me abriste la puerta para entrar a tu casa.- en un abrir y cerrar de ojos lo tengo abrazándome y comiéndome los labios.

-Mmmm.- gimo en su boca, es tan delicioso saborear sus labios, su beso es voraz que me deja sin aliento, me empuja y siento cuando  mi cadera pega con el tocador, me alza y me sube en el.

-Rella.- me dice mientras abre mi camisa.- quiero tenerte.- la abre y su boca se dirige al pezón de lado derecho.

-Aagg, Simba.- digo en un grito y me tapo la boca, no logro articular más palabras, ese es un punto sensible en mí.

-Calla Chul que nos escucharan.- como quiere que no grite con las cosas que me hace,  me quitó por completo la camisa y sus besos subieron a mi boca para volver a devorarlos.

-Simba apúrate.- se lo digo mientras mis manos van a su pantalón para desabrocharlo, y las suyas en los míos, cuando los dos están desabrochados cada uno baja los suyos a la altura de los tobillos.

-Date la vuelta.- mientras lo hago lleva dos dedos a su boca para lubricarlos, segundos después siento como  uno entra en mi.

-Apúrate, se darán cuenta.- siento un segundo dedo entrar, la verdad es que con las ganas que tengo no es necesario tanto drama.

-Tranquilo Rella.- un tercer dedo.- yo tampoco puedo esperar.- llevo mi mano hacia atrás y siento su pene,  lo agarro y no puedo evitar estremecerme, está tan duro.- Rella.-  gime al sentir como lo aprieto, ¿Cuándo fue que sucedió?, esto solo hace que mis ganas y desesperación aumenten.

-Estoy bien Siwon, hazlo de una vez.- sé que él no puede esperar igual que yo, siento la cabeza de su miembro rozar mi entrada.- Aaagggg.- doy un grito agudo al hacerme hacia atrás y enterrarlo en mí.

-Por Dios Hee me mataras.- esta sensación es increíble, hay un poco de dolor pero me gusta.- ¿Estas bien?.- me pregunta mientras masajea mi miembro para olvidar el dolor.

-Sí, estoy bien… muévete.- levanto mi cabeza y le doy una sonrisa, la cual ve a través del espejo que tenemos enfrente, me devuelve la sonrisa y sus embestidas empiezan, las primera fueron lentas, agarro un ritmo enloquecedor.

Lo veo a través del espejo, su mirada está llena de lujuria al igual que la mía, el estar haciendo esto y tener a mi familia esperándonos le da un plus que nos hace aumentar nuestro deseo. Me saca los pantalones por completo y me levanta una pierna, la pone en el tocador para tener un mejor acceso, dios definitiva esto es lo mejor que he sentido.

Con su brazo izquierdo me abraza y con su mano derecha le da atención a mi pene.

-Siwon… aaggg… estoy cerca.-

-Lo sé Rella… yo también.- empieza a moverse de una manera descomunal, lo gemidos y gritos trato de disminuirlos o al menos que no sean tan fuertes, lo que menos quiero es a mi madre del otro lado de la puerta.

Sus estocadas aumentan de velocidad.

-Aaaaaagggg.- grito cuando toca en ese punto dulce.- Siwon

-Rella… te amo.- él sigue embistiéndome, mi piel se eriza y mis músculos se tensan, el orgasmo esta por llegar, levanto mis manos, una rodea su nuca y la otra le agarra de los cabellos.

-Aaggg… aagg….Simba.- grito su nombre cuando nuestro orgasmo nos golpea de una manera arrebatadora, nuestras respiraciones son un desastre, levanto mi mirada y lo veo con sudor en su frente, su cabello hecho un desastre, y esa sonrisa que me enamora, me da un beso en el cuello.

-Te amo Heechul.-

-Te amo Simba… esto fue asombroso, el mejor que he tenido.

-Feliz cumpleaños Heechul.- abro los ojos sorprendidos y me doy la vuelta.

-¿Cómo sabias que hoy era mi cumpleaños?.- sonríe

-Rella, eres mi novio, y quizás en algún futuro mi esposo, ¿Cómo puedes creer que no sabía que hoy era tu cumpleaños?

-Es que nunca lo mencionamos, y  además, yo no te di nada en el tuyo.- eso me hizo sentir un poquito mal.

-Eso no quiere decir que no lo sepa… Chul, tú me has dado muchos y  maravillosos regalo.- me da un beso.- espero te haya gustado mi regalo.- eso me hacen sonreir.

-Me fascino… espero más de estos.- paso mis brazos por su cuello y lo beso.- eres el mejor Siwon. Te amo.

-Todos los que quieras mi Rella, tal vez cuando me visites esta noche.- me sonríe con esa mirada picara, este será un cumpleaños que no olvidare y menos si la fiesta sigue en su departamento.- Feliz Cumpleaños.-

Me vuelve a besar, los demás que esperen yo estoy recibiendo mis regalos.

**** Fin ****

Si llegaron hasta aquí... Muchas gracias…….*.*
Share:

3 comentarios:

  1. Pues Happy birthday Mr Heechul xDDD


    Vaya manera de festejar el cumple. No tiene nad de malo, pero si el asunto era agradar a la suegra, espero la suegra sea como nosotras y que sea feliz al ver cómo consienten a su hijo xDDDD

    Muchas gracias por compartirlo *-* se que seguramrente este fic anda en otros rumbos, pero allá hay mucha gente comentando y Mew sabe que yo comento mejor por acá xDDD

    Y en verdad gracias ^-^

    ResponderEliminar
  2. hayy pero si te quedo mu bonito!!!

    Feliz cumpleaños Rella!!!

    ResponderEliminar
  3. En casa de sus madre???OMG
    estos si que no tienen miedo de que los descubrieran
    bueo,es heechul a el no le importan esas cosas,el hace lo que quiere y siwon solo lo complace.
    Muy bueno,lemoso hkfjhffef

    >>Lucy<<<

    ResponderEliminar

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts