Quiero Robarme Al Novio... Capitulo 11

Dong Hae (POV)

Sigo de largo por el pasillo. Niego con la cabeza. Es una lástima, el tipo es guapo, pero solo es un empleado más en Choihouse Marketing. Ya me parecía que un ejecutivo no podría andar paseándose por los pasillos cargando posters y documentos.

— ¿Dónde se metería Wookie? – murmuro.

Se supone que vine aquí acompañando a mi amigo a seguir al chico que le gusta. Aunque eso de “chico”, no sé si se aplique aquí. El hombre es por lo menos 10 años mayor que nosotros. No entiendo ¿Qué le ve Wookie?

Continúo caminando por los pasillos de la empresa. No puede haberse ido tan lejos. ¿Oh sí?

Me detengo cuando mi celular comienza a sonar. Rápido lo saco y leo el mensaje que me ha llegado. Ruedo los ojos al ver que RyeoWook ya está en el estacionamiento. Suspiro hondo. Regreso sobre mis pasos hasta el elevador.

Pulso el botón para llamar el elevador. De reojo veo que ese tipo aún sigue aquí, y no me quita la mirada de encima. Empieza a incomodarme. Estoy a punto de girarme para decirle que deje de estarme acosando, cuando mi celular suena de nuevo, ésta vez es una llamada.

— ¿Sí? ¿Wookie?
¡Donghae! ¿Qué vamos a hacer? – frunzo el ceño.
— ¿De qué? ¿Qué pasa? – pregunto sin entenderle, pero su voz suena angustiada.
¡Tenemos una llanta ponchada! – abro los ojos muy grandes.
— ¿Qué? Pero, ¿cómo? – empiezo a angustiarme también. — ¿Cómo se ha ponchado una llanta?

Empiezo a presionar el botón del elevador varias veces. Está tardando demasiado.

— ¿Has llamado al seguro? Estoy seguro de que ellos pueden enviar una grúa o algo así.
¿Una grúa? Pero es solo una llanta Hae…
— ¿Tu sabes cambiar una? No, ¿verdad? Entonces, llama al seguro y…
— Si quieres, puedo ayudarlos…- me giro cuando soy interrumpido.
— Eh…

Me quedo sin habla. El tipo ese que ha estado observándome está ahora frente a mí. Con una enorme sonrisa en sus labios. Muerdo mi labio inferior indeciso.

¿Qué? ¿Quién dijo eso? ¿Donghae? – Wookie grita del otro lado del teléfono — Si sabe cambiar una llanta, tráelo aquí.- ruedo los ojos, suspiro hondo.
— Está bien…- corto la llamada y de nuevo dirijo mi atención al tipo — ¿Sabes cambiar una llanta?
— Por supuesto.- sonríe más amplio.

Suspiro hondo. En verdad no quiero pedirle favores a este tipo.

— Bien…

El elevador finalmente se abre. Doy un paso adelante y él me sigue, sin quitar su sonrisa boba de los labios. ¿Cómo dijo que se llama? ¿Jae? ¿Hyun?

En fin, no es como si me importara mucho su nombre. Me encojo de hombros y decido evitar en lo posible tener que decir su nombre. Llegamos al estacionamiento y caminamos hasta donde está nuestro auto.

— Hola – Wook sonríe y extiende su mano hacia él — Soy Kim Ryeo Wook.
— Lee Hyuk Jae, mucho gusto - ¡Ah! Así es como se llama.
— ¿En verdad puedes ayudarnos? – Wook le pregunta.
— Claro – Hyuk Jae se arremanga la camisa y camina hacia la cajuela. — Solo necesitamos comprobar la llanta de refacción primero…- se inclina y extiende sus brazos para sacar la llanta.

Su piel es muy blanca. Sus brazos lucen pálidos y el azul de sus venas resaltan con el esfuerzo que está haciendo al sacar la llanta. Lo veo rebotar un poco el neumático.

— Tal vez necesiten pasar a echarle un poco de aire, pero servirá. – rueda el neumático hasta la llanta ponchada.
— ¡Perfecto! – Wookie celebra.

Sus manos y parte de sus brazos se han ensuciado un poco. Hago una mueca cuando, debido a que debe poner el gato hidráulico debajo del carro, se tira al piso y su ropa se ensucia.

Lo veo trabajar diligentemente, y antes de que pueda imaginarme termina de cambiar el neumático. ¡Wow! Eso es sorprendente. Pero bueno, que podía esperar de un chico de su clase, ¿no? Es decir, debe necesitar hacer este tipo de cosas por sí mismo muy seguido.

— Nos has salvado. Muchas gracias Hyuk Jae – Wook le dice.
— Fue placer.
— Lamento que te ensuciaras – hace una mueca.
— No te preocupes.
— Entonces. Gracias – Ryeo Wook extiende su mano para despedirse. Hyuk Jae y él se despiden. De pronto se gira a verme a mí.
— Fue un placer ayudarles – me dice.

Muerdo mi labio. Levanto la barbilla.

— Si bueno, gracias…- me giro ignorando la mano que ha extendido hacia mí para despedirse, y rodeo al auto para subirme.

Tampoco es para tanto, solo ha cambiado la llanta. Y por lo rápido que lo ha hecho, no creo que haya sido tan difícil para él. Ryeo Wook enciende el auto y salimos de ahí. Veo sobre mi hombro como se queda viendo al auto por unos momentos antes de girarse y dirigirse de nuevo al elevador.

Kyuhyun (POV)

Corro deprisa cuando veo a Zhou Mi aún en el estacionamiento, y el tipo ese abriendo la puerta de su auto. No me importa lo que haya dicho Mimi, no voy a dejar que se vaya con él, no me gusta la manera en que le ha hablado o lo está tratando.

— ¡Hey! – grito. Calvin se gira.

Zhou Mi ya está sentado en el auto, pero Calvin no ha alcanzado a cerrar la puerta. Jalo del brazo a Calvin y lo alejo lo suficiente para darle un golpe en la mandíbula que lo hace desequilibrarse, y me da la oportunidad de tomar de la mano a Mimi y sacarlo de nuevo.

— ¡He dicho que él no se va contigo, entiéndelo!
— ¡Kyu! Por favor, no quiero que peleen…- Zhou Mi lloriquea.
— Y yo te digo que yo elijo mis batallas, y yo estoy dispuesto a darme de golpes con éste tipo, no tienes por qué intentar protegerme.- frunzo el ceño.

Zhou Mi aprieta sus labios, sus ojos llorosos, simplemente asiente. Justo en ese momento Calvin me jala del hombro para girarme hacia él, eso me toma desprevenido y logra darme un golpe en el rostro.

Pero rápido me recupero y le regreso los golpes. La gente empieza a juntarse a nuestro alrededor, escucho a Zhou Mi gritar que nos detengamos, pero el tipo me ha hecho enojar y no puedo controlarme.

Finalmente le doy un golpe en el rostro que lo hace caer, momento que nuestros compañeros aprovechan para separarnos.

— ¡Eres un idiota! ¡Zhou Mi es mi novio y se va conmigo! – me grita.
— ¡No me importa si piensas que es tu novio, él no se va contigo! ¡Te lo dijo muy claro, no quiere irse contigo!

Los dos forcejeamos con quienes nos detienen, hasta que finalmente logro zafarme. En lugar de ir tras Calvin, sujeto a Zhou Mi del brazo y lo llevo hasta mi auto. Escucho a Calvin gritar, pero no presto atención, simplemente subo al auto y conduzco.

Estoy enojado, aprieto las manos en el volante, de vez en cuando volteo a ver a Zhou Mi que no dice nada, simplemente lloriquea mientras ve por la ventana.

— ¿Estas bien? – le pregunto.
— Si.- solo eso dice y de nuevo el silencio.
— ¿Quieres ir por esa soda? – niega.
— No.

Suspiro hondo. No me gusta verlo llorar, quisiera tener las palabras correctas, pero parece que nada de lo que le diga lo hace sentir mejor.

Su celular suena. Lo veo sacarlo de su bolsillo. Al parecer es un mensaje ya que observa fijamente la pantalla del mismo. De pronto una sonrisa se dibuja en sus labios y rápido responde el mensaje. ¿Quién le ha enviado el mensaje que logró hacerlo sonreír?

Regreso mi atención al frente cuando levanta la mirada.

— Estás sonriendo – le digo.
— ¿Uh?
— El mensaje te hizo sonreír… - de nuevo sonríe.
— Sí. Es de un amigo, es un chico muy dulce.

Frunzo el ceño.

— ¿Un amigo? ¿De la Universidad? – niega con la cabeza.
— No. Vive en la casa junto a la mía. Después te lo presento. – sonríe amplio y suspira.

Siento un nudo en el pecho. ¿Qué tengo que hacer para que sonría de esa manera conmigo? ¿Por qué de nuevo alguien más me está quitando mi oportunidad?

Sung Min (POV)

— Gracias por traerme a casa – le digo a Siwon.
— Bueno, prácticamente sería un mal educado sino lo hiciera.- sonríe, y se ve tan sexy — sobre todo porque vives a un lado de mi casa. – sonrío.

Hemos ido a comer. Realmente pasé una tarde agradable con él. Es tan varonil, con una sonrisa sexy y sobre todo, un caballero.

— Espero que no sea la única vez, y que vuelvas a aceptar una invitación a comer mía- le digo.

Muerdo mi labio inferior, un poco nervioso de escuchar su respuesta. De nuevo esa sonrisa en sus labios.

— Claro que no. Será un placer.

¡Dios! No quiero bajar de su auto, pero tengo que hacerlo, no podemos pasarnos todo el día aquí. Aunque yo realmente quisiera pasarme lo que resta del día con él.

Suspiro hondo, resignándome a tener que bajar de su auto. Pongo la mano en la manija de la puerta.

— ¡Oh! Espera… - me dice.

Volteo a verlo, rápido baja del auto. Mi corazón se acelera al observarlo. Rodea el auto hasta mi puerta y la abre para mí. Sí. Todo un caballero.

— Gracias. – tomo la mano que extiende para mí.
— Con cuidado… - me dice ayudándome a bajar del auto.

Me paro frente a él. Lo suficientemente cerca como para oler su loción. Soy más bajito que él, así que tengo que alzar la mirada para ver sus ojos. Él sigue sonriéndome. De nuevo muerdo mi labio, preguntándome si estaría mal que le diera un beso en la mejilla.

Aprieto los labios. Nada pierdo con hacerlo, así que simplemente me pongo de puntitas y beso su mejilla.

— Gracias por todo.- le digo y corro a la puerta de mi casa.

Mi corazón está latiendo muy rápido. Rápido entro a mi casa sin voltear, estoy realmente apenado. Cierro la puerta detrás de mí. Llevo una mano a mi pecho, e intento controlar mi respiración.

— ¿Qué te pasa? – doy un brinco asustado cuando escucho a Henry.
— Hey, ¿qué haces aquí? – le pregunto.

Henry no debería estar aquí abajo. Hoy ha sido uno de esos días en que las cosas no van muy bien para él y debería estar en su habitación. Frunzo el ceño y pongo mis manos en la cintura, en espera de una respuesta.

— Yo pregunté primero. ¿Por qué entraste así? – muerdo mi labio inferior.

Dudo en contarle. Pero siempre le he contado a Henry todo, desde que recuerdo, debido a que él casi no sale de casa, o de su habitación, yo he pasado muchas tardes con él, contándole todo lo que pasa en mi vida. Así que, es un poco difícil mentirle a él.

Suspiro hondo.

— Acabo de ir a comer con Choi Siwon – contesto. Henry abre los ojos muy grandes.
— ¿En serio? ¿Cómo lo lograste? – hago una mueca.
— ¿Con quién crees que estás hablando? – levanto la barbilla orgulloso — Tu hermanito es un jovencito muy lindo, y puede conseguir que hombres guapos como Choi Siwon lo inviten a comer- sonrío. Henry sonríe también.
— Lo sé. Mi hermanito es muy lindo. – mis mejillas se sonrojan.

Camino hasta donde está él. Lo sujeto del brazo y comienzo a llevarlo de regreso por las escaleras a su habitación.

— Ahora. ¿Vas a decirme que haces aquí abajo? ¿Dónde está mamá?
— Fue hacer unas compras- contesta — No pasa nada, solo necesitaba salir un momento, estaba aburrido.- entrecierro los ojos.
— ¿No será que querías ir a esperar a cierto jovencito afuera de su casa? – Henry hace una mueca.
— Es muy temprano…-murmura.
— Mmmm… - sonrío al ver su rostro sonrojado — ¿Y tomaste tus medicamentos?
— Sí, los tomé…- contesta fastidiado.

Abro la puerta de su habitación. Las cortinas están abiertas de par en par. Sonrío al ver que todo se ve desde aquí, el lugar ideal para un chico como mi hermano. Henry toma su celular del escritorio y lo revisa. Su rostro luce decepcionado y suspira.

— ¿Ocurre algo? – se encoje de hombros.
— Nada. Solo… invité a Zhou Mi de nuevo, pero me ha contestado que tiene trabajos de la escuela.- suspira de nuevo.

No puedo evitar sentir pena. Me acerco y despeino su cabello antes de sentarme en la cama frente a él.

— Oye… ¿te digo un secreto? – le pregunto, con eso Henry cambia su rostro a uno realmente curioso.
— ¿Secreto? ¿Cuál? – sonrío satisfecho de haber logrado mi objetivo.

Muerdo mi labio inferior. Suspiro hondo. Sonrío al recordar la comida que acabo de tener.

— Me gusta Choi Siwon. – le digo. — Me gusta mucho y quiero casarme con él.

Henry abre muy grandes los ojos. Yo simplemente sonrío. Es verdad la que le he dicho. Me gusta mucho Choi Siwon, y haré lo que sea para que sea mi marido. 

Young Woon (POV)

Entro revisando todo el lugar.

Un jovencito de pelo rojizo se acerca rápido y me ofrece llevarse mi abrigo a guardar. Se lo doy sin prestarle mucha atención. Estoy más interesado en otra cosa. En buscar a ese chico.

— ¿La mesa de siempre Señor? – otro jovencito pregunta.
— Sí.- le digo.

El jovencito camina delante de mí, acompañándome a mi mesa. Rápido llama a dos jovencitos y éstos se sientan junto a mí. El chico está por retirarse, pero lo detengo del brazo. Voltea a verme sorprendido.

— ¿Señor?
— La otra noche…- dudo por un momento, pero finalmente pregunto, en verdad quiero ver de nuevo a ese jovencito.
— ¿Sí?
— Había un jovencito que usaba un antifaz… - el chico sonríe.
— ¡Ah! Sí, usted habla del jovencito de cabello rubio.
— Sí, ese. ¿Podría él venir a atenderme? – el chico hace una mueca.
— Lo siento mucho señor, pero él no trabaja aquí. Bueno, aún no. En realidad no tengo idea siquiera de que estaba realmente haciendo aquí la otra noche. – se encoje de hombros.

No puedo evitar sentirme desilusionado. Realmente deseaba conocerlo. Suspiro hondo, decepcionado.

— Pero…- levanto el rostro esperanzado. — Si usted gusta, puedo preguntarle al señor Lee. Tal vez él sepa como localizarlo. – sonrío.
— Eso sería genial. – de nuevo lo detengo antes de que se vaya — Dile al señor Lee, que tengo mucho interés en ese chico, y que podría pagar una buena cantidad de dinero. – el jovencito sonríe.
— Así lo hare. – hace una venia y se retira.

Lo observo caminar hasta el pasillo, rumbo a las oficinas del Club Mighty Mouth. Me acomodo en mi silla dispuesto a disfrutar del espectáculo. Los jovencitos se acercan para atenderme como es su costumbre. Pero yo no estoy muy interesado. Volteo a ver hacia el pasillo, en espera de que el chico regrese y me tenga una respuesta.

Desde esa noche, no he podido quitarme de la cabeza al jovencito misterioso.

Jung Soo (POV)

Frunzo el ceño cuando escucho mi celular sonar. ¿Olvidé apagarlo?

Me giro sobre mi cama, somnoliento. Presiono el botón de la luz de mi despertador. ¿Las 12 de la noche? ¿Quién llamaría a esta hora?

Suspiro hondo.

Con la mano tanteo la mesita junto a mi cama, hasta que encuentro mi celular que sigue sonando.

— ¿Sí? – contesto somnoliento.
— Jung Soo, querido. No me digas que te he despertado.

Frunzo el ceño. Me siento en mi cama y limpio mi rostro con mi mano libre.

— ¿Quién habla?
— Lee Sang Chul, querido.

Abro los ojos muy grandes.

— ¿Lee Sang Chul? ¿Qué…? – de pronto me siento nervioso. — ¿Por qué llama?
— Querido, no te pongas nervioso. Estoy llamando para hacerte una propuesta. – frunzo el ceño.
— ¿Una propuesta? ¿Qué tipo de propuesta? – lo escucho reír.
— No la que estas imaginando. Solo quiero que vengas una vez a la semana, y pases la noche conversando con uno de mis clientes.
— No, no lo creo.
— Está dispuesto a pagar una buena cantidad de dinero. Parece que quedó impresionado contigo.
— Pues lo siento mucho, pero yo no pienso volver a ese lugar.

La verdad, es que aún no decidía si regresaría o no. Tengo demasiada curiosidad, pero también tengo mucho miedo de que alguien me vea ahí. Además, nada tendría que estar haciendo ahí, ni siquiera entiendo porque tengo tanta curiosidad.

— Escucha. Solo te sentarás con él y le harás compañía. Me comprometo a que no va a pasar nada más si tú no lo quieres.

No contesto. Me quedo pensando en lo que me ha dicho. ¿Solo sentarme junto a él y conversar?

— ¿Qué dices? ¿Aceptas? Puedo darte el 50 por ciento de lo que él pague.

Muerdo mi labio. Muchas cosas pasan por mi cabeza. ¿Por qué lo estoy pensando?

— No sé… yo…- murmuro.
— Mira, piénsalo ésta noche querido. Mañana me das tu respuesta. ¿De acuerdo?
— Pero… - dudo por un momento, tengo demasiadas preguntas — ¿Qué cliente es? ¿Es respetuoso? ¿Estará de acuerdo en lo que pida?
— Por su puesto querido, yo me encargo de eso. El resto tú.

Muerdo mi labio de nuevo. De pronto se me ha ido el sueño.

— Entonces, piénsalo.

Corta la llamada dejándome indeciso. Dejo mi celular en la mesita. Me recuesto de nuevo en la cama, viendo fijamente el techo. Pensando. Demasiado confundido como para conciliar el sueño de nuevo.

Siwon (POV)

Es fin de semana. Y puedo notarlo porque la casa prácticamente está desierta. Zhou Mi ha salido con sus amigos al centro comercial, por supuesto ha secuestrado una de mis tarjetas. Solo espero que esta vez la cuenta no sea demasiado alta.

Jung Soo como es su costumbre, está visitando a sus amistades, con frecuencia me insiste para que lo acompañe, pero ese tipo de visitas no me agradan. Lo único que hacen es chismear sobre la vida de los demás.

Bajo las escaleras. Ni siquiera la servidumbre está, es su día de descanso. Y es precisamente por eso que disfruto de éste día en especial todas las semanas. El silencio es reconfortante.

Salgo de la casa para pasear por el jardín. Debo admitir que Jung Soo invierte bien su tiempo cuando se dedica a cuidar del jardín, hay muchas flores y arbustos que hacen lucir nuestro hogar. Me detengo de vez en cuando para apreciar la belleza de algunas flores.

Continúo caminando, rodeando la casa. De pronto escucho el salpicar del agua. Frunzo el ceño y me giro hacia donde lo escuché. La alberca.

Camino lentamente hacia ahí…

Me detengo de golpe cuando lo veo.

Heechul está saliendo de la alberca, su piel blanca al descubierto, solo un diminuto traje de baño cubre lo necesario. Sus piernas bien torneadas, su abdomen plano, su pecho firme…

Rodea la alberca, secando su cabello con una toalla. Llega hasta uno de los camastros. Toma un sombrero bastante grande y se lo pone en la cabeza. Unos lentes oscuros cubren sus ojos. Pone la toalla en el camastro para sentarse. Frota un poco de bronceador, y finalmente se recuesta para tomar el sol.

No puedo evitar caminar lentamente para acercarme a él. ¿Cómo puede un jovencito lucir tan bien? Sus piernas brillan con la luz del sol. Su pecho sube y baja lentamente con su tranquila respiración.

Su lengua humedece suavemente sus labios, haciéndome humedecer también los míos.

Estoy tan embobado que no veo la silla frente a mí y tropiezo pegándome en el dedo del pie.

— ¡Aaaaah! – Heechul y yo gritamos al mismo tiempo.

Levanto mi pie y lo sostengo con mis manos, brincando en un pie, intentando mitigar el dolor del golpe.

Heechul se levanta del camastro asustado y se tapa con una toalla. Cuando nota que soy  yo, parece respirar aliviado.

— Siwon…- murmura.
— Oh… hola Heechul…- sigo brincando en un pie.
— ¿Estás bien? – Heechul se acerca hasta donde estoy yo.
— Si…sólo me pegué en el dedo.
— Déjame ver. Espero no esté roto…- se inclina hacia mí.

Verlo inclinado frente a mí me pone nervioso y me niego a bajar el pie. Heechul intenta hacer que quite mis manos, pero eso me hace perder el equilibrio y sin poder evitarlo, empujo a Heechul hacia atrás y ambos terminando cayendo a la alberca.

Intento evitar nuestra caída sosteniendo a Heechul, pero es inútil. Ambos nos sumergimos en el agua. Mis manos lo sostienen de la cintura y nos impulso para regresar a la superficie.

— Aaahh…- escucho a Heechul respirar hondo después de escupir el agua que tragó. Yo hago lo mismo.
— ¿Estás bien? – pregunto.
— Ssi…- tose mientras contesta.


Me giro para verlo a la cara. Aún lo sostengo de la cintura, abrazándolo. Nuestros pechos muy pegados. Su rostro demasiado cerca. Sus labios demasiado rosas… 
Share:

5 comentarios:

  1. Hae se va a arrepentir de tratar de ese modo al pobre monito aun mas después de que lo ayudo con el auto y hasta se ensucio por ello, pero bueno sera una buena lección que tendrá que aprender...

    Uy ya andan rondando los huesitos de Siwon, que tendrán esos hermanos que les llaman tanto la atención a los vecinos, pero mejor que no se ilusione tanto Min, Siwi ya esta perdido en los encantos de Hee, claro que con esa advertencia de que hará lo que sea por convertirse en su esposo... creo habrá que tener cuidado.

    Con cada encuentro que tienen Hee y Siwon se van acercando mas y esto se esta convirtiendo en algo mas que mera atracción, después de esa caída en la alberca solo espero que esta ocasión si haya beso...

    Gracias por el capitulo.

    ResponderEliminar
  2. Beso... Beso... Beso.
    Hae se dará de bruces contra la realidad en cualquier momento.
    Omo y ya van tras siwon y en pos de matrimonio.
    Esperaré el próximo capítulo.

    ResponderEliminar
  3. Ay ya xd!!! Que se besen....
    Y si Heechul no se anima ya aparecio un rival que va por Siwon. Me parece que Jung Soo al saber quien es el cliente respetable se animara a ir al club

    ResponderEliminar
  4. Noooooo!! Minie es de kyu, por favor :( no me pueden hacer esto ...
    Dios minnie sonó tan mmm como decirlo decidido que da miedo, pero nimodo siwi es de hee ya esta escrito así.
    Hace nunca pensé que fueras así, pero que bueno así haber que haces cuando veas quien es realmente hyun veras ja.
    Esto se pone cada día mejor y quiero ver el siguiente capitulo..

    ResponderEliminar
  5. Ya que se besen... tanta tensión sexual me mata. Si cualquier de los dos no da el paso decisivo y admite lo que siente pz Hee terminará con Han y Minie quiere si o sí los huesitos de Choi y sonó muy seguro, está historia se va poniendo cada vez más interesante. Actualiza pronto T__T

    ResponderEliminar

Próximamente

Próximamente

Recomendación

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Archivo

Popular Posts