Bajo el mismo cielo... Epílogo

 — Appa, ese suéter en verdad es bonito, ¿puedo tenerlo?

Me detengo frente al aparador de la tienda de ropa para ver el suéter que ha llamado la atención de mi hijo. Sonrío al ver que al igual que su padre, tiene buen gusto para la ropa, al parecer pasar tanto tiempo junto a él le ha hecho aprender todas esas cosas sobre combinaciones y estilo.

Veo el reloj en mi muñeca. Sonrío a mi pequeño Sanha que aún sostiene mi mano, como si fuera aún mi bebé, aunque no está lejos de serlo, apenas tiene 11 años. De nuevo volteo a ver a Seung Kwan.

— Pero es tarde Seung Kwan, tu padre debe estar esperándonos en el restaurante.
— Appa…- mi hijo de 15 años, un jovencito muy lindo del cual me siento orgulloso, empieza a hacerme un puchero.

Ruedo los ojos. Siempre recurre al mismo truco para lograr hacer que tanto su padre como yo, hagamos lo que él quiere. Suspiro hondo.

— Está bien, pero si llegamos tarde, tú serás el responsable, y quien tendrá que contentarlo. – Seung Kwan empieza a reírse.
— No digas tonterías appá, papá solo se contenta cuando tú eres el encargado de suplicar— mueve las cejas de manera sugerente.

Mi rostro se siente caliente. Rápido tapo los oídos de Sanha. Levanto las cejas sorprendido. Le doy pequeño golpe en el hombro.

— ¡Niño grosero! – Le digo, Seung Kwanie empieza a carcajearse — Anda, entra a la tienda antes de que me arrepienta.
— ¡No, no, no! ¡Ya voy, no te enojes! – dice sin dejar de reírse.

Volteo a ver a Sanha que me ve confundido. Sonrío.

— Appá, ¿Por qué tu rostro está rojo? – me pregunta.
— Hace calor… - contesto — Anda, te compraré esa camisa que te hace falta.
— Está bien. — sonríe amplio, enseñando sus dientes.


Niego con la cabeza, dejando escapar una sonrisa al ver a mis hijos reír de esa forma.

Llevo una mano a mi pecho. No sé porque, pero aun cuando puedo ver a Seung Kwan y Sanha reír de esta manera, siento un vacío en el pecho. Como si algo faltara en mi cuadro perfecto de familia. Pero no sé qué es…

Suspiro hondo antes de entrar. Seung Kwan ya está pidiendo el suéter que tanto llamó su atención. Antes de que pueda decir algo, se lo pone para verse frente al espejo. Sonríe y voltea verme.

— ¿Puedo llevármelo puesto? — tomo la etiqueta que cuelga de la manga. Abro los ojos muy grandes al ver el precio.
— No… definitivamente, no.
— Pero appá… - lloriquea — dijiste que podría tenerlo. –hace un puchero.
— Pero no a este precio. Tu padre va a matarme cuando se entere de lo que costó. Además, aún tengo que comprar la camisa de tu hermano. — niego con la cabeza — No, definitivamente no.
— Appaaaaa — de nuevo hace un puchero.

Respiro hondo. Volteo hacia otro lado para evitar ver su rostro mientras hace su puchero. Tengo que ser fuerte y no ceder. Es mucho dinero para un suéter y…

— Appa…- Seung Kwanie se ha puesto frente a mí haciendo un puchero. — Prometo sacar buenas calificaciones.

Me le quedo viendo unos momentos. No voy a mentir, es imposible para mí resistirme, además, se ve muy lindo con el muy caro suéter rosa que trae puesto.

— Y dejarás de usar el celular por una semana. — le digo.
— ¿Qué? ¡No! — encojo los hombros.
— Bueno, entonces, quítate ese suéter y regrésalo a su lugar. — me giro con la intención de irme.
— ¡Está bien! ¡Una semana! – sonrío y me giro hacia él.
— Una promesa no se rompe Seung Kwanie.
— Lo sé…- hace un puchero.
— De acuerdo, lo voy a comprar.
— ¡Sí! — Seung Kwan arranca la etiqueta con el precio y me la entrega. Toma de la mano a su hermano y corre hacia la puerta — Te esperamos afuera.
— ¡Oye!

Niego con la cabeza. No puedo evitar sonreír al verlo feliz. Creo que Jung Min y yo hemos estado consintiéndolos demasiado. Pero no puedo evitarlo. Son mis bebés. Mi tesoro.

De nuevo llevo una mano a mi pecho. Los observo jugar afuera de la tienda. Sonrío.

— ¿Algo más que necesite? – el joven empleado de la tienda me saca de mis pensamientos.
— Oh, sí. Necesito una camisa color melón, talla chica, por favor.
— Claro.

Sonrío mientras espero en el mostrador. De vez en cuando volteo para ver a mis hijos. Seung Kwan está con su celular. Niego al ver que no ha pasado ni 5 minutos y ya ha roto su promesa. Sanha está brincado los escalones y jugando.

— Aquí tiene. – de nuevo el empleado me saca de mis pensamientos. Observo la camisa, me gusta, así que decido comprarla.
— ¿Acepta cheques?
— Lo siento, efectivo y tarjetas solamente.
— Bien, entonces pagaré con tarjeta. – le digo mientras saco la tarjeta de mi cartera y se la entrego.

Veo la hora en mi reloj. Estamos retrasados, Jung Min no tardará en llamarme para saber porque no hemos llegado.

— ¡Oye! ¡Quita tus sucias manos de mi hermanito! – el grito de Seung Kwan me hace voltear angustiado.

¿Qué está pasando? ¿Quién está molestando a mis hijos?

Me apresuro a salir de la tienda. Afuera, Sanha está sentado en el piso con sus rodillas raspadas, junto a él, Seung Kwan tomándolo del brazo, y frente a ellos un chico.

— Solo estaba intentando ayudarlo. — el chico le dice Seung Kwan.
— No importa. ¡Tus manos están sucias! — abro los ojos sorprendido cuando escucho a mi hijo hablar así. — Un tipo como tú, no debería tocar a un jovencito como mi hermanito, ¡pobretón!

El chico usa ropa que evidentemente no es tan cara como la de mis hijos, y puedo ver como las palabras de mi hijo lo han afectado. Por alguna razón siento una punzada en el corazón. El chico, baja la mirada.

— Lo siento. — voltea a ver a Sanha — ¿Estás bien? ¿No te duele? – le pregunta.

Seung Kwan se pone entre ellos.

— ¡No le hables!

No puedo mantenerme al margen por más tiempo.

— ¡Seung Kwan! — los tres voltean a verme — ¡No seas grosero! — Mi hijo baja la mirada.
— Pero es que…
— Nada te da el derecho de tratar a las personas así. — realmente me siento molesto.

Volteo a ver al chico. Su rostro me parece conocido. Le sonrío, siento algo extraño al verlo, nostalgia, anhelo…

— Lo siento mucho. – le digo.
— No se preocupe. — me hace una venia. — Estoy acostumbrado. — me sonríe amplio.

De nuevo, no puedo evitar este sentimiento.

— Gracias por ayudar a mi hijo — le digo mientras levanto a Sanha que probablemente, al estar saltando los escalones, tropezó y cayó, raspándose las rodillas. — ¿Cuál es tu nombre?
— Do Kyeom, pero todos en el orfanato me dicen DK.

Solo escuchar esas palabras, de nuevo siento la nostalgia en mi corazón. Orfanato. Es un chico de orfanato.

Sonrío antes de extenderle mi mano.

— Mucho gusto Do Kyeom. Soy Park Hyung Jun, y ellos son mis hijos. — le digo — Sanha, de 11 años y mi pequeño grosero, Seung Kwan, de 15 años.
— Appa...- Seung Kwan frunce el ceño.
— ¡Oh! Yo acabo de cumplir los 15 años también. – el chico dice.
— Joven — somos interrumpidos por el empleado de la tienda. — Aquí están sus cosas y su tarjeta.
— Oh, gracias. – le sonrío — lo siento, tuve que salir.
— No se preocupe. Gracias por su compra y regrese pronto.
— Gracias.

El empleado regresa a la tienda, y me giro a ver de nuevo al chico. Porque siento que debería hablar más con él, conocerlo más.

— Appá. – mi hijo Sanha jala la tela de mi pantalón — Papá está esperándonos. Se nos hace tarde.
— Sí, tienes razón — digo sorprendido. Volteo a ver al chico, no quiero dejarlo así…

Rápido busco en mi cartera. Saco una tarjeta de presentación de Jung Min, atrás anoto mi número de celular. Sonrío.

— Toma, si necesitas algo, puedes llamar aquí. Él es mi esposo, y atrás anote mi celular. — el chico toma la tarjeta, hace una venia.
— Muchas gracias.
— Tenemos que irnos, pero no dudes en llamar. ¿De acuerdo?
— De acuerdo.

Me giro, tomo de la mano a mis hijos y comienzo a caminar rumbo a donde está el auto estacionado. De vez en cuando volteo a ver al chico, que recoge del piso una mochila vieja. Me sonríe cuando ve que estoy observándolo, le regreso la sonrisa.

Por alguna razón tengo ganas de llorar. Tal vez sea que he recordado mis días en el orfanato junto a Jung Min. Tal vez simplemente quiero ayudarlo porque me recuerda mucho a mi Min Chae…


Continuará…


Share:

17 comentarios:

  1. Como ha pasado el tiempo! Al parecer no llegaron a encontrar al bebé ... y ahora al pasar los años el destino los cruza ... los sentimientos ... Jun hacia Do Kyeom y de Do Kyeom hacia Sanha ... la sangre llama ...
    Me parece o Seung Kwan no es un buen niño? Él es el hijo de Woo Shik?

    ResponderEliminar
  2. noooo por qué ha pasado tanto tiempo, y junnie sin saber la verdad, ese pequeño.... noooooo T_T

    ResponderEliminar
  3. Mew!!!! Sera mejor que sigas muy pero muy escondida, 15 años!!! enserio hay tanta maladad para esos niños, no tienes corazon,sentimientos, sabes la que se va hacer cuando jun sepa que min le mintio todo este tiempo

    ResponderEliminar
  4. Oh por dios!!!!!!! ^o^♥ ya quiero leer 📖 el siguiente capítulo, maldito caballo 🐴 si se quedó callado, pero y se nota quien es el hijo del secretario.
    Medan ganas de golpearlo por mal educado. 😡
    La sangre llama!!!! 😆 💞
    Quiero saber que más pasa!!!!!! :3

    ResponderEliminar
  5. Será que al fin appá e hijo se encuentran después de 15 años??... 15 malditos años de estar separados!!!... God!!... no quiero ni imaginar todo lo que ha vivido Do Kyeom, si es que ese es su nombre verdadero, en ese orfelinato... el cargo de conciencia que debe pesar en Min por no haberlo encontrado durante todos esos años y lo peor haberle mentido a Jun...una crisis matrimonial y familiar presiento que está por llegar... ojalá te estés pudriendo en el infierno Geun Suk, si DK, resulta ser Seok Min!!!... ni muerto dejas de fregar la vida de los demás!!!... como tampoco lo hace Woo Shik, cuya sangre corre por las venas de Seuk Hwan, definitivamente... otro dolor de cabeza... aishhh.

    Gracias por el capitulo... donde quiera que te escondas Mew... jajaja.

    ResponderEliminar
  6. Definitivamente quieres ver arder el mundo Mew -.- Pero algun día tendras que salir del escondite ¬¬ (te esperare paciente)
    Ha pasado tanto tiempo TvT Seuk se ve que es un niño mimado U.U que se le puede hacer siento que dara mucha guerra :/
    Y DK definitivamente es un amor <3 Jun siente que aun falta algo y lo acaba de encontrar, se que DK es Seok Min *w*
    La mentira de Min ya duro mucho ¬_¬ y por lo que veo se derrumbara muy pronto solo espero Jun no lo odie por esto TT
    Mew definitivamente te estare esperando hasta que salgass del escondite como puedes hacernos esto TvT

    ResponderEliminar
  7. No inventes Mew 15 años de mentiras??? Pobre Jun cuando se entere de la vdd de lo que pasó con su bebé

    ResponderEliminar
  8. Creo que me volveré loca, no lo he leído completo todavía pero al leer mas o menos alguno que otro capítulo... DIOS VOY A MORIR!!! VA A TENER SEGUNDA TEMPORADA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Ok, me pondré al día con la primera o_o mi pancita se revuelve inquieta XD

    ResponderEliminar
  9. (T.T) 15 años separados por culpa de ese mugroso. No ea justo.
    Esperaré la segunda temporada.

    ResponderEliminar
  10. Noooooo cuando dijiste que este iba a ser la novela México venezolana ecuatoriana koreano era enseriooooo dios mio llorare con esto estoy mas que seguraaaaa graciaaas por no dejarlo asiiii

    ResponderEliminar
  11. ¡No puede ser! lo publicaste el día de mi cumpleaños y me lo perdí, no hay nada que hacer justo los días que no me doy una vuelta por aquí justo esos días actualizas.

    Ya pasaron 15 años y por lo visto la vida vuelve a juntar a appa e hijo, en verdad espero leer pronto el primer capítulo de EMC.

    ResponderEliminar
  12. Dios como pudo pasar tanto tiempo.... realmente estoy muy triste, pero ahora estoy deseando leer el primer capitulo...

    ResponderEliminar
  13. Llego 15 años tarde a comentar.
    Qué?, Es en serio?
    Quince años y Min no pudo encontrar a su hijo, y ni siquiera le dijo a Jun la verdad.
    Santo cielo, está mentira me va a matar.
    Y entonces un día así como así los caminos se vuelven a cruzar, alguien tendrá que darle unas nalgadas a ese niño malcriado Seuk.
    Esperaré por el primer capítulo de la temporada que viene.

    ResponderEliminar
  14. Este es el epílogo,más concreto y desesperante que he leído....

    Ha pasado casi más de un mes y aun no sabemos nada de la continuación nooooooooooooooo quiero saber que paso con todos los demás.... como llegamos a esto...

    Es decir que fue del Hyunsaeng y como arreglaron el problema de los padres, o que fue Kyu y Kim Bum?

    Aun necesito respuestas por favor Mew se gentil con nosotras.... por ooooóooooooo FAVOR!!

    ResponderEliminar
  15. TT__TT Buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    ¡ES SEOK MIN! ¡HYUNG JUN! CLARO QUE VAS A SENTIR TODO ESO CUANDO ESTE MUCHACHITO ES TU HIJO!!!!!!! OH DIOS!!!!!!!!!!! VOY A LLORAR… ya lo leí antes pero creo que ahora es diferente porque sé cómo empezó todo…
    Y por lo que veo, lo que se hereda no se hurta ¿lo pilláis? Sacó lo caprichoso de Woo Sik ¬¬’ lo siento, el niño no sabe quiénes son sus padres en verdad pero algo tuvo que heredar de ellos, espero que no lo de ambicioso y maldito, que no busque hacerle daño a las personas.
    En fin, allá vamos para la segunda temporada de este fic que me ha dejado en vela algunas noches, dándole vueltas a todo XD.

    ResponderEliminar

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts